martes, 7 de abril de 2009

Tannhäuser



Parafraseando a Caton DELENDA EST MORTIER
(No hace falta que lo maten, con que no pise el Real es mas que suficiente)

Wagner ha sido un autor reciente en mi vida. Odiado o despreciado por mi publicamente en no pocas ocasiones, ha sabido esperar su momento y, como toda conquista, ésta se ha hecho fuerte en la plaza y ya no la abandona. La primera opera que escuché fué "Lohengrin". Me lanzó al mundo Wagner, me lo abrió, me lo descubrió, pero hoy en dia es quizá la opera que menos aprecio. Tras Lohengrin, cayó en mis manos "El Holandés errante" y "Tannhäuser", obra maestra como pocas habia escuchado, que me enganchó de principio a fin. Si "Lohengrin" me abrió la puerta a Wagner, "Tannhäuser" me llevó "hasta la cocina".

Ya desde la obertura "Tannhäuser" me transporta a un mundo de sueños de irrealidad, mezclado con el despertar al mundo real, un querer despertar y no poder, una pesadilla de dulzura que sin embargo me empalaga y me fuerza a abandonarla.....Así pués, con toda mi ilusión me planté en el Teatro Real el Viernes 27 Marzo dispuesto a escuchar y paladear a mi primer Wagner en directo.

Si la musica de la obertura ya te dice que el peso de la Orquesta debe ser importante, la mala noticia es que para esta velada contabamos con una orquesta de tercera categoria, con una dirección musical, que si bien logra obtener de ésta un resultado decoroso, no es menos cierto que hace una lectura muy plana de la partitura, con el grave defecto de permitir a los metales un predominio que afean el resultado final. Por si esto fuera poco, en el famosisimo "coro de los peregrinos" permite que el coro "tape" a la orquesta. Gravisimo error que resta un 60% de la belleza de este pasaje tan famoso. Suspenso "cum laude". Nominados

Muy deficiente: Robert Gambill. También Nominado

No es posible, o no parece sensato, buscar un elenco equilibrado, dentro de un cierto nivel, aceptable, y que la parte principal se la encarguen a un tenor que de ninguna manera puede cantar "Tannhäuser". Mientras la voz se mantenía en el centro, aún podia ser pasable. Volumen y timbre aceptables, aunque yo echaba de menos mas "peso" en la voz. Pero cuando se acercaba al territorio del "pasaje" (donde está el 90% de la parte del tenor) la voz cambiaba de color. Un sonido lloroso, (a lo Windgansenn, para que se me entienda) pero engolado y atornillado a la nariz. El timbre se tornaba opaco, y el canto se hacia dificultoso. Daba pena oirle. Mucha pena.

Y antes de cerrar esta parte, aclarar que a mi me gusta mucho Windgansenn. Que las comparaciones son odiosas y alguien podria pensar que le criticaba. En absoluto.

A partir de ahora "Los aprobados" aunque mas de uno "necesita mejorar"

Venus: Anna Katharina Behnke. Le falta volumen para acometer operas Wagnerianas. Interpretación sosa, sin ofrecer nada al personaje de Venus. Calante en no pocas ocasiones.

Elisabeth: Edith Haller. Una voz de un volumen considerable. Yo no habia oido a nadie con semejante volumen....pero un vibratto acusadisimo en el centro y una mala resolución en la zona alta donde se destimbraba. Grandes medios. Pobre técnica.

Wolfram: Roman Trekel. No es Baritono para Wagner. No tiene el volumen adecuado, ni mucho menos. La voz es bonita y canta bien, con un fraseo elegante, pero le falta peso a la voz.

Walther, Biterolf, Heinrich der Schreiber, Reinmar von Zweter, correctos.

Landgrave Hermann: Günther Groissböck. Nada especial. Cantó bien su parte. Correcto como los anteriores.

Y el coro??? Pues tras la amenaza de Huelga, curiosidad tenía yo de escuchar al coro, y la verdad es que cantó con un volumen desacostumbrado, gritando bastante la parte femenina del coro. No sé si es que estaban haciendo huelga "a la japonesa" o se estaban reivindicando, pero el caso es que hicieron gala de un volumen excesivo a todas luces, tapando a la orquesta en alguna que otra ocaion con el consentimiento del director musical, que venia a poner su granito de arena en esa especie de "jaula de grillos" en el que se ha convertido el Teatro Real

Y como Este blog no es el sitio adecuado para hablar del servicio municipal de basuras, no comentaré nada de la puesta en escena.

Y como despedida:

7 comentarios:

Papagena dijo...

Necesitas urgentemente un viaje a Berlín. Una dosis de Barenboim y Staatskapelle te deja como nuevo, te lo digo yo. Y si no quieres irte hasta allí, este verano los tienes en Granada ;-)

El primer reparto estuvo mucho mejor, de todas formas, pero yo me aburrí.

Besos :-)

Apertil dijo...

jua, jua,jua, cómo me gustan estas prescripciones!!!!! Otra cosa es que me pueda tomar la medicina....Pero tienes razón, Nos hace falta en general a los asiduos del Real una buena dosis de orquesta y cantantes decentes. Por cierto, El Martes, por Mezzo, transmiten el Tamerlano de Placido que cantó en el Real. Creo que a las 20:30

Besos

noX dijo...

Tengo unas ganas horrorosas de pillar la música de Wagner pero es imposible.
Sólo una vez pasé de puntillas por el Holandes Errante y me resultó tan duro que regresé veloz a refrescarme con un poco de belcanto bufo (la mejor cafeína que conozco).
Me ocurre lo mismo que con los compositores actuales, después de una nota mis oídos esperan la nota lógica siguiente pero llega algo que no tiene nada que ver. No sé si esa enfermedad tiene nombre o es simple despiste del pardillo.
Si hay algún truco para entender a este señor me gustaría saberlo porque estoy estancada a finales del siglo XIX y no consigo pasar.

Apertil dijo...

En el caso de Wagner, es la música la que te tiene que pillar a ti. Si llega el caso. Si no logras sacarle el jugo, no pasa nada; es lo que tiene el arte, hay cosas que te pueden gustar, otras no, y no es delito que no te guste un compositor o una música determinada. Yo llegué a Wagner a través del Otello Verdiano. Una ópera que tardó en entrarme, pero que cuando lo hizo, me facilito el tránsito. Para Entrar en Wagner son necesarias dos cosas fundamentales: Buenas grabaciones, donde la orquesta se oiga con claridad. Y por supuesto el libreto traducido a mano. Nunca en ningún compositor adquirió tanto protagonismo el canto aunado con la música. Para escuchar Wagner hay que tener muy claro lo que están contándonos los cantantes. Nunca la música describió con tanta exactitud lo que el cantante "habla". Hay que entender la letra y "fundirla" con la música. Solo así se consigue llegar a Wagner. Y por supuesto empezar por operas sencillas, tipo Holandés o Tannhäuser, donde la obertura( Te recomiendo que la escuches) ya de por si, nos cautiva hasta el alma.
Pero recuerda: Es la música la que te tiene que atrapar.

Saludos!!!!

noX dijo...

Je je, esto lo entiendo. Hace unos años no me gustaba la ópera pero era tan fanática de la danza clásica que me compré todo El Príncipe Igor para ver las danzas polovtsianas (unos 8 minutos). Me castigué a ver la ópera entera para amortizar el despilfarro y quedé cautivada por la música a pesar de que me pareció lentorra y pesada.
Con la misma intención estuve viendo 1984 pero no hay momento mágico. Creo sinceramente que no estoy preparada todavía para cosas tan avanzadas.
De todas formas es agradable poder hablar de ópera, en mi entorno sólo se puede hablar de rockeros y derivados.

noX dijo...

Gracias por el consejo, ha valido la pena un pequeño esfuerzo de atención directamente con Lohengrim.
Me han sorprendido los coros porque, aunque sea una barbaridad musical, tengo que decir que me recuerdan los coros del primer barroco francés.
¿Tienen algo que ver?

Apertil dijo...

No te sabría decir. De todas las fuentes que consulté cuando escribí un pequeño articulo nunca se mencionó algo de esto. De todas maneras Wagner era un gran estudioso de la música, así que podría haber adoptado alguna idea, no lo descarto. Saludos