miércoles, 13 de julio de 2016

"I Purutani" Javier Camarena como "Arturo"

"I puritani"

Melodramma serio en tres actos

Libreto de Carlo Pepoli, basado en la obra de teatro Têtes rondes et cavaliers (1833) de Jacques-François Ancelot y Jacques-Xavier Saintine

Estrenada en el Théâtre Italien de París, el 24 de enero de 1835

Estreno en el Teatro Real el 6 de diciembre de 1850

Nueva producción del Teatro Real, en coproducción con el Teatro Municipal de Santiago de Chile
Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real
(Coro Intemezzo / Orquesta Sinfónica de Madrid)

Ficha Artística

Dirección musical: Evelino Pidò
Dirección de escena: Emilio Sagi
Escenografía: Daniel Bianco
Figurines: Peppispoo
Iluminación: Eduardo Bravo
Dirección del coro: Andrés Máspero

Lord Gualtiero Valton: Miklós Sebestyén
Sir Giorgio: Nicolas Testé
Lord Arturo Talbo: Javier Camarena
Sir Riccardo Forth: Ludovic Tézier
Sir Bruno Robertson: Antonio Lozano
Enriqueta de Francia: Annalisa Stroppa
Lady Elvira Valton: Diana Damrau




La función de hoy

En esta ocasión, Miércoles 07/07/2016 les tocó el turno al reparto encabezado por el tenor Javier Camarena. 

Dos funciones bien distintas.

Con apenas 24 horas de diferencia afrontamos la segunda función de esta ópera. Función que no tuvo mucho que ver con la del día anterior. Hubo detalles coincidentes como la puesta en escena, que no comenté en el anterior post, o la actuación del coro que si fue un calco de la del día anterior. Esto es un coro que canta bien, en especial el femenino, con un abuso del "forte" o "fortissimo" por parte del coro masculino. También es detalle coincidente el sonido, pobre, de baja calidad, de la orquesta. Y ahí se acabaron las coincidencias. Y esto es la magia de la ópera. La obra es la misma, pero escuchamos una interpretación bien diferente.

Y empezamos con sobresalto: Por megafonía nos avisan de que la soprano Diana Damrau está indispuesta, sin aclarar cual es la indisposición, pero que aún así cantará la función. Alivio general con algunos aplausos espontáneos.

Y la indisposición de la soprano debió ser verdad por que salvó la papeleta gracias a la enorme experiencia que atesora. Su mejor acto fue el segundo: Medias voces, pianos, todo sin forzar y llegando a colocar algún agudo notable en afinación, que no en proyección. No eran rotundos, no inundaban la sala. En el primer acto se reservó bastante mas donde hubo momentos en los que cantando con el bajo Nicolás Testé se dejó de oír a ambos. Bien es verdad que estaban en el fondo de la escena y el volumen de la orquesta distaba mucho de ser el adecuado, pero momentos donde solo se oían los metales de la orquesta, los hubo. Notable también en el tercer acto en el famoso "Vieni fra queste braccia" donde ya dio lo que le quedaba. Lástima porque nos fuimos con la sensación de haber escuchado un 40% de lo que la artista podía dar.

El mencionado Nicolás Testé fue victima de la odiosa comparación con su colega del día anterior.Y con la función de "Pescadores de perlas" de Valencia en Mayo de 2015. En aquella ocasión dije que había estado "correcto", eufemismo que encerraba para la ocasión el desagrado que me había producido una voz que estando en primera fila, me había parecido muy, pero que muy escasa. En aquella ocasión me pregunté cómo se habría oído a Testé en lo más alto del auditorio; pues bien ya me he contestado. Probablemente no se le oiría, que es lo que me pasó en no pocos momentos de la función. Su voz entonces como ahora no me pareció bella y aunque trató de cantar con gusto y recrear al afligido Sir Giorgio, la verdad, es que me resultó monótono.



Ludovic Tézier fue el encargado de cantar el papel de Sir Riccardo Forth . A su favor hay que destacar su excepcional fiato: Logró seguir el "tempi" de la orquesta sin prácticamente tomar aire, a costa de no poder pausar la emisión del sonido entre frase y frase. Imaginen leer un texto en voz alta, sin puntuación y sin tomar mas aire que el primero y se harán una idea de lo que tuvo que hacer para no perder "comba" con la orquesta. Por lo demás tampoco destaca por la belleza de su voz, eso si, por lo menos proyectada y tampoco destaca por sus dinámicas "belcantistas".

Annalisa Stroppa dio vida a Enriqueta de Francia. Notable cambio con respecto al día anterior ya que a esta mujer al menos se la oía. Sin ser una voz excepcional hizo un buen trabajo.

Javier Camarena dio vida a "Lord Arturo Talbo" y tengo que decir que las expectativas que llevaba y la predisposición hacia el artista eran muy altas. Camarena es un buen tenor eso queda fuera de toda duda. Voz de lírico ligero con gran proyección de la voz en la zona central, con un pasaje poco cubierto; La voz no está recogida ni en  la zona aguda, ni en  la zona sobreaguda donde se escuchan sonidos abiertos, y esta circunstancia rompe un poco la elegante linea de canto que exhibe en el centro. Siendo capaz de cantar con indudable gusto y elegancia, no logró transmitirme, y esto ya es una cuestión personal, ningún tipo de emoción. Para mi gusto le faltó esencia "belcantista". "Arturo" requiere muchas mas dinámicas de las que la noche de la función nos ofreció Camarena, y de aquí viene mi decepción. Entiendo que siendo un personaje que acaba de debutar hay tiempo más que de sobra para trabajarlo y desarrollar con el canto la belleza de la partitura. Tiempo al tiempo y espero poder escucharle alguna vez el "Arturo" con más "tablas".

Eso sí, me preocuparon bastante los ataques al sobreagudo. Debe recoger muchísimo más la voz.

Bien el resto del elenco.

Apertil










sábado, 9 de julio de 2016

"I Puritani" Celso Albelo como "Arturo"

"I puritani"

Melodramma serio en tres actos

Libreto de Carlo Pepoli, basado en la obra de teatro Têtes rondes et cavaliers (1833) de Jacques-François Ancelot y Jacques-Xavier Saintine

Estrenada en el Théâtre Italien de París, el 24 de enero de 1835

Estreno en el Teatro Real el 6 de diciembre de 1850

Nueva producción del Teatro Real, en coproducción con el Teatro Municipal de Santiago de Chile
Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real
(Coro Intemezzo / Orquesta Sinfónica de Madrid)

Ficha Artística

Dirección musical: Evelino Pidò
Dirección de escena: Emilio Sagi
Escenografía: Daniel Bianco
Figurines: Peppispoo
Iluminación: Eduardo Bravo
Dirección del coro: Andrés Máspero
· - ·
Lord Gualtiero Valton: Miklós Sebestyén
Sir Giorgio: Roberto Tagliavini
Lord Arturo Talbo: Celso Albelo 
Sir Riccardo Forth: George Petean
Sir Bruno Robertson: Antonio Lozano
Enriqueta de Francia: Cassandre Berthon
Lady Elvira Valton: Venera Gimadieva



                                          (okDiario.com)

Cerrando Temporada

Como título final de esta temporada nos encontramos con esta "perla" del "bel canto" que asegura incluso en fechas estivales y vacacionales unas excelentes entradas al teatro, rozando el lleno o lleno total. Ya lo dijo en su día cierto director artístico: Llenar el teatro con las óperas que gustan al público era muy fácil. Y además de trabajo fácil, yo añadiría que es trabajo agradecido. Supongo que cualquier director artístico de un teatro de ópera lo que quiere ver es el teatro lleno todas las noches. Y siendo este un trabajo tan fácil y tan agradecido, se comprende cada vez menos que se apostara por un modelo perdedor. Pero......... los caminos de los sillones son inescrutables.

La función de hoy

En esta ocasión, Miércoles 06/07/2016 les tocó el turno al reparto encabezado por el tenor tinerfeño Celso Albelo. 

En este punto, antes de comentar la actuación del tenor tinerfeño, quería hacer un pequeño inciso. Algo que me llama la atención en las crónicas de muchos de los que escriben, sean en medios oficiales, profesionales o medios mas de aficionados, es el concepto que se tiene del tenor. ¿Qué es un tenor? Por lo que parece un tenor es una nota aguda. Y yo conozco a uno de los que escriben, aficionado, que le da lo mismo cómo cante un tenor. Si el agudo hace temblar la lampara del teatro, entonces ya le tiene en los altares. Bueno, según quien sea el que cante. Porque si le tiene ojeriza, al cantante, entonces los agudos se convierten en pirotecnia barata.......
            ¿Es fácil el agudo? Por lo que parece la gran mayoría lo consideran la extrema dificultad, de las extremas dificultades. Y no es verdad. Depende de cada garganta. Hay quien va al agudo muy fácil y está el que suda tinta china. De lo que no se escapa ninguno es de la técnica y el aprendizaje necesario para ejecutar una nota que quizá no es la más difícil del registro, ni la más dañina, si se hace mal. Es la mas espectacular, cierto, la que más se ve, o por mejor decir, la nota que detectan hasta aquellos que tienen una oreja enfrente de la otra.

 Y en este punto alguno me preguntará ¿Y cual es la nota más difícil? Pues cualquier nota que transmita algo, no solo sonido. Un sol2 en el centro del registro podría ser tachada de fácil, hasta que se intenta a media voz, o se intenta apianarla, filarla, dotarla de "morbidezza" darla sentido, en definitiva. Y la dificultad se convierte en extrema cuando hay que hacer lo mismo, es decir, dotar de sentido a una frase, a un aria, o a todo el papel que tienes encomendado. No es sólo la técnica, es la capacidad de dotar a lo que se canta de sentido, de psicología, de emoción... cantar plano está al alcance de casi cualquier profesional del canto.

Por el contrario, hacer "hablar" a la música, contar la historia con la música que estás cantando, y no con las frases escritas, está solo al alcance de unos pocos. Y entre estos pocos escogidos que hacen "hablar" a la música, está Celso Albelo.

Eso no quiere decir que el agudo haya que despreciarlo o no darle la atención que se merece. Porque el público paladea un buen agudo ¿Y el cantante? Más que el publico. Se lo puedo asegurar. Porque el ataque al agudo, la ejecución y la continuación del canto tras un agudo provoca una adrenalina difícil de superar. Y sudores extremos si se ejecuta mal.

Todo este discurso me sirve para poder llamar la atención de cualquier aficionado a la ópera y poderle poner en camino de disfrutar al máximo de su afición. Y que este aficionado, cuando se encuentre a un tenor como Celso Albelo, cantando el "Arturo" de "I puritani" sea consciente de que está escuchando una verdadera obra de arte. De que está escuchando Bel canto. Puro. Que está escuchando cada nota con una intención, con un significado, ya sea a través de una media voz, una "messa di voce" un "piano" o un "pianissimo" por poner ejemplos de recursos. Y todo esto se pudo paladear en la función del día 06/07/2016, sazonado con los valientes ataques a los endemoniados sobreagudos que tiene escrita la obra.


En la misma categoría que está Albelo encontramos en la función del 06/07/2016 al bajo Roberto Tagliavini en el papel de "Sir Giorgio" hermano del padre de Elvira. Tagliavini posee una voz bella de fácil emisión que envuelve a todos los rincones del teatro. Canta con gusto y elegancia, acometiéndo la partitura absolutamente en estilo. Desde la dulzura del dúo del primer acto "Oh mi secondo padre" a la tristeza explicando la locura de "Elvira" "Ah dolor Ah Terror" o el vibrante y esperado dúo "Suoni la Tromba" donde lleva el peso del dúo. Aquí no solo canta bien sino que hace bueno a su compañero de reparto el barítono George Petean que daba vida a "Sir Riccardo Forth": Un barítono lírico de voz no especialmente bonita; y su emisión, nasal y engolada no ayudan al cantante,que no está en estilo en ningún momento, por la razón que sea, y su desempeño es monótono.




En la parte femenina encontramos a la soprano Venera Gimadieva que daba vida al personaje de Elvira. Me pareció una voz "dura"de poca belleza y además poco "coloreada". Técnicamente el cambio de registro a voz de cabeza es correcto y esta era la zona donde mejor rendimiento obtenía, sin embargo el pasaje estaba mal resuelto y era la razón por la que los agudos y sobreagudos prácticamente no sonaban. Aun así defendió su papel con dignidad y pasión consiguiendo notables momentos de emoción en el segundo acto donde quizá colocó sus mejores notas altas.

En contraste encontramos a Cassandre Berthon en el papel de Enriqueta de Francia. Para poder hacer una crónica de su voz tendría que recurrir al vídeo de "Orfeo en los infiernos" donde hace el papel de "Cupido" porque aquí era prácticamente inaudible. Es quizá la peor del reparto.

En su descargo quizá haya que mencionar la para mi poco afortunada labor del director musical Evelino Pidò que hace una lectura de la partitura casi "Wagneriana" en lo que al volumen de la orquesta se refiere. Precisamente si en algo se distingue el "bel canto" es por la labor de apoyo a la voz de la orquesta, que está para ayudar al lucimiento de las voces, no para taparlas. Y después los "tempis" que marca la dirección musical, a velocidad de la luz, me parecieron demenciales,

A todo esto tampoco consigue que la orquesta se desprenda de un sonido pobre y deficiente, por desgracia, marca de la casa.

 El coro Intemezzo ha mejorado en cuanto a calidad de voces. Sonó muy bien el coro femenino y el masculino debería bajar el volumen de emisión, siempre en "forte" o "Fortissimo".

 El resto del reparto estuvo a buen nivel.

Apertil

jueves, 31 de diciembre de 2015

Juan Jesús Rodríguez debuta en el Metropolitan de Nueva York con Il Trovatore


Excelente noticia que aparece en la revista "Opera World"

Opera World: Debut de JJ Rodriguez en el Met

Los días 3, 6, 9 y 13 de febrero Juan Jesús Rodríguez actuará en el Metropolitan Opera cantando el papel de Conde de Luna en Il Trovatore, de Verdi. Con esta actuación, el barítono español debuta en el célebre coliseo neoyorquino. Juan Jesús Rodríguez está considerado uno de los barítonos verdianos del momento.

Junto a Juan Jesús Rodríguez cantarán en esta emocionante ópera de Verdi, Angela Meade como Leonora, la joven noble centro de esta historia, Marcello Giordani como Manrico, el trovador del título y Dolora Zajick, la misteriosa gitana Azucena. Marco Armiliato es el director musical de esta producción de inspiración goyesca firmada por Sir David McVicar.*




Pues toda la suerte del mundo para JJ Rodríguez en este debut. Los que le seguimos habitualmente, y en cuanto podemos nos acercamos al teatro para oirle cantar, no nos cabe ninguna duda que le espera un éxito en toda la regla.

* Tomado del Artículo de "Opera World"

lunes, 30 de noviembre de 2015

La del soto del parral.

Zarzuela en dos actos de Luis Fernández de Sevilla y Anselmo C. Carreño
Música de REVERIANO SOUTULLO y JUAN VERT

Estrenada en el Teatro de La Latina de Madrid, el 26 de Octubre de 1927
Producción del Teatro de la Zarzuela (2010)


Ficha artística:

Dirección musical: Martín Baeza-Rubio

AURORA: Saioa Hernández.:  Labradora, casada con Germán.  Soprano

GERMÁN: Javier Franco.  Labrador, casado con Aurora.  Barítono

MIGUEL: Alejandro Roy   Amigo de Germán y novio de Angelita.  Tenor

CATALINA: Aurora Frías  novia de Damián.  Tiple cómica

TÍO SABINO: Luis Álvarez  Curandero y correveidile.  Actor cantante

DAMIÁN: Didier Otaola  Mozo holgazán y novio de Catalina.  Tenor cómico

TÍO PRUDENCIO: Juanma Cifuentes  El romancero.  Actor

EL TAMBORILERO Álvaro Aguilar


Una deliciosa obra.

Como ya he comentado más de una vez mi gran asignatura pendiente es la zarzuela. Mucho menos trillada que la ópera, en mi caso, me proporciona a cambio el sabor de lo nuevo, de lo desconocido. No me importa reconocerlo porque así,  la experiencia de acercarme por primera vez a una obra me permite paladearla de un modo diferente. Ni siquiera me molesté en leerme el argumento o buscar los números musicales en alguna grabación que creo que todavía anda por casa. Solo la romanza "Ya mis horas felices" estaba escuchada hasta la saciedad; El resto, nada. Esto supone que oír los compases de la hasta ahora conocida como "Bella enamorada" y escucharla con otra letra, te suponga buscar información y enterarte que la música es original de esta obra, "Fuerza que me vence" y que el barítono Emilio Sagi-Barba, la vetó en el estreno de la obra, para evitar que el tenor tuviera más intervenciones que él. De este descarte la música se aprovechó para la citada romanza de "El último romántico" y popularmente así ha llegado hoy. Los que se piensan que el "Copy-Paste" es un inventó de este tiempo, se olvidan que "no hay nada nuevo bajo el sol" :-)

¿Comedia dramática o drama ligero"

Pues ni una cosa ni la otra. Sorprende mucho el equilibrio de la trama que alterna las partes cómicas con las partes serias, donde la tensión late, sin que esta parte se vea afectada. No es que sea un libreto denso y complicado, nada de eso, pero precisamente por que no se quiere enredar la trama, se necesita hilar fino para mantener la atención del espectador, que desconoce el argumento, y dejarle toda la obra con la sensación de que va a terminar mal, y hacer convivir esa tensión con la sonrisa y/o carcajadas que provocan tanto "El tío Sabino" como del dúo cómico, o el excelente "Romancero" del "Tio Prudencio" .
Resumiendo: Nos lo pasamos muy bien. No se nos hizo larga.




Los protagonistas.

Saoia Hernández dió vida a "Aurora" la mujer de Germán, enamorada de su marido, e introducida de casualidad al centro de un equívoco. No es un personaje principal para la trama, pero Saoia Hernández nos dibuja perfectamente los estados de ánimo del personaje. Saoia es una soprano lírico-dramática, de centro ancho, con graves aterciopelados, y buena facilidad para atacar la zona alta. La voz, perfectamente proyectada y recogida en todo momento incluida la zona alta, mantiene el color en todos los registros. Canta sin esfuerzo y la sensación que te llevas es que si mostrara todo su potencial tiraría el teatro abajo. Es una voz densa, pero no metálica,  muy agradable de escuchar. Un lujo.

Alejandro Roy acometió el personaje de "Miguel". La parte técnica de este tenor ya la comenté en "La Marchenera" así que no voy a repetirla, pero si querría comentar la facilidad con la que Alejandro da vida este personaje instalado en la zozobra y en la ira en prácticamente toda la obra. Salvo en la comentada "Fuerza que me vence", su partitura requiere un canto vehemente, necesita mostrar todo el volcán de emociones que supone todas las dudas e insinuaciones que sobre su futura esposa se están vertiendo, incluida la infidelidad. Y Alejandro resuelve las dificultades de forma magistral. Jamás grita una sola nota. Cuando lo necesita su canto exhibe fuerza, una fuerza descomunal, pero jamás grita una nota, ya sea en el pasaje, ya sea en la zona alta a la que se encarama con suma facilidad. Otro lujo.




Javier Franco se encargó del personaje de "Miguel". Cumplió.


Didier Otaola y Aurora Frías se encargaron de los personajes de Damián y Catalina, el dúo cómico, de personajes que se nos llegan a hacer entrañables. Excelentes en la partes habladas se defendieron notablemente a la hora de afrontar las partes cantadas, en especial Didier Otaola, dotado de una voz bastante robusta para ser un tenor cómico. Me gustó bastante en sus intervenciones.

Juanma Cifuentes hace un excelente trabajo como "El romancero". Parece menos listo de lo que realmente resulta ser, siendo al final el detonante de la resolución, feliz, de la trama. Me gustó mucho su trabajo.

Luis Alvarez como Sabino, estuvo a la altura de lo que se requería.

La dirección musical. 

Martín Baeza-Rubio se encargó de dirigir la orquesta, y salvo algunos "lapsus" en el preludio de algún instrumento solista, la verdad consiguió que no nos fijáramos en la orquesta. Tiene mérito por cuanto hasta ahora la orquesta es un serio handicap, pero en esta ocasión pasó desapercibida, al menos para mi, y de momento es un gran elogio.

El coro.

Excepto en la primera intervención, que se mostró algo desajustado hizo un buen trabajo. Estuvieron a mejor nivel que en "La Marchenera" donde no me terminó de convencer.


Resumen

Un gran espectáculo sin duda. No solo la pareja Roy-Saoia, nos hizo disfrutar. Toda la obra nos pareció un espectáculo de categoría.




Apertil


Fotos tomadas de la Web del "Teatro de la Zarzuela"