sábado, 4 de agosto de 2012

Villazón certifica un Mozarticidio en toda la regla.

Rolando Villazón and Marc Minkowski Verbier Festival Chamber Orchestra 04/08/2012
Programa:
Kurt Weill : Symphony No. 2
"Il mio tesoro"
"Misero! O sogno – Aura, che intorno spiri"
 "Dalla sua pace"
"Va, dal furor portata"
Beethoven : Symphony No. 8 in F major, Op. 93


Rolando Villazón consumó anoche  4 de agosto de 2012 un autentico "Mozarticidio" gritando las arias expuestas del programa. Con un enfoque Verista, atacado, como si estuviera cantando un "Canio", se pasó por "el arco del triunfo" el estilo, el fraseo, el "legato" que necesita Mozart. Ni un solo matiz, en una colección de ataques en "Forte" o "Fortissimo" a las arias expuestas.

El "tempo" elegido por Minkowski contribuyó notablemente a ello, llevando a la orquesta como si fuera a perder el avión de regreso.

Villazón, según empieza a cantar, ofrece la impresión de tener un ataque de ansiedad importante; muerde las frases como si le debieran dinero, tal es la agresividad con la que grita la partitura: "Il mio Tesoro" sonó igual que si un sargento de caballería la hubiera cantado. No era una invitación al consuelo: era una orden. Y así con todo.

Si en un autor es importante la dulzura, la intención en el fraseo, la correspondencia entre el texto y la música, ya que está "habla" más alto que el cantante, ese es Mozart. Para cantar Mozart hay que tener la música muy dentro, para poder dar a cada palabra su intención justa, expresada y cantada. No se trata de juntar notas, con texto: Hay que cantar, expresar, conmover.....Y Villazón, cantando a berrido limpio, es el peor ejemplo posible.

 En este caso echaría carreras con Beczala, otro tenor que solo entiende el canto desde la perspectiva "Verista-atacada" aunque éste en Mozart es un poco más delicado.

Técnicamente Villazón presenta una notable incapacidad para dar los fa3. Está nota la tiene que empujar a gritos, por que no le suena. De esta manera dar medio tono mas es un autentico suplicio. La voz es como un palo, sin flexibilidad, sin giro en el paso, sin una colocación definida, cada nota va donde puede, y claro, cuando intenta unas coloraturas que jamás había oido yo en el "Va dal furor portata", lo primero que te viene a la cabeza es que le están agarrando de una zona dolorosa.

El concierto ha sido un espanto. Para cantar Mozart se necesita un cantante con una riqueza de matices y una musicalidad muy especial. Una voz monótona, gritada, sin fraseo... convierte a Mozart en un tormento difícil de digerir. Ni siquiera el bello sonido de la orquesta compensaba el mal rato. Aunque Minkowski quizá debería bajar los "Tempos"



16 comentarios:

Renate Weber dijo...

No estoy de acuerdo.Para nada. Escuche el concierto ayer y hoy tambien, varias veces. Cada uno tiene el derecho de pensar come debe cantar y actuar. Al final, son los artistas quien lo hacen. Y a nosotros ne gustan o no. Pero decir mozarticidio...es como usted tienes la verdad absoluta en su bolsa. A mi, Villazon me gusta mucho, me gusta su voz, el es un artista completo, mucho mas que un tenor. Ayer? Las arias de Don Giovanii fueron muy buenas. No de un don Ottavio que normalmente es como una persona demasiado debil,puede ser o no en la opera. La interpretacion de Villazon es muy viril, de un Otravio con sangre en las venas, un Ottavio sufriendo y decidido ayudar a su novia. Las otras arias? Tambien con energia, con actuacion. Yo creo que Mozart se puede cantar asi. Y Villazon lo hizo muy bien. El publico de 2012 es diferente del publico del sieglo 19 o del publico de 1960. Eso no significa mercantilismo, si no que es un epoca diferente. Disculpe por favor mi muy pobre castillano

Apertil dijo...

Me va ud a perdonar, pero lo que ud escribe es mentira. Se canta lo que está en la partitura, no lo que al cantante le da la gana. Mozart no escribió un Don Ottavio viril. Pero es que además le diré algo que me callé ayer: La técnica de canto del Señor Villazón es pésima, con todas las vocales abiertas, sin pasaje, cantado a grito pelado, cada nota sin colocación... por que le diré que ser viril, no es cantar a gritos. Siendo viril también se puede matizar. El Don Ottavio de Alfredo Kraus era viril, sin caer en el histerismo del canto del Señor Villazón. A ud le podrá gustar todo lo que haga Villazón, pero a mi nó, y por supuesto no permitiré que se destroze Mozart. Y sí, señor o señora, estamos en el siglo XXI, pero no por ello se interpreta Mozart con sintetizador.

Gabriela Zayas dijo...

Las interpretaciones que hace Villazón de Mozart no le gustan y usted da sus razones, todas ellas muy bien justificadas, pero si a usted sólo le gusta el Mozart del Kraus de los años 70 ¿por qué escucha las interpretaciones actuales, por qué no se queda oyendo a Kraus? Yo pienso que Mozart no daría por buena sólo una interpretación, por técnica que sea, como hace usted. A mí y a muchos, Villazón nos transmite emociones sublimes y su Mozart es apasionado y masculino ¿Que no le gusta a usted? Muy respetable, pero de ahí a hablar de Mozarticidio...El problema de los que saben mucho de ópera es que se remiten siempre a los cantantes muertos. Si fuera por ustedes, ya nadie cantaría ópera porque ya cantaron Caruso, Fleta, Kraus o Pavarotti. Creo que le hacen un flaco favor a la ópera con sus opiniones. Un amante de la pintura puede adorar a Velázquez, pero no se atrevería a decir que Francis Bacon comete pinturicidio.

Saludos cordiales.

Apertil dijo...

Mire ud; No salgo de mi asombro. Ud ya me escribió otro comentario acerca de Jonas Kaufmann, y me dijo que detectaba cosas raras, que muchas gracias por explicarle lo que su oido detectaba; es decir ud no está sorda. O no lo estaba cuando escuchaba a Kaufmann. Me gustaría saber que ha cambiado desde entonces, por que el canto de Kaufmann, viril es un rato....Y también canta (destroza) Mozart.....
Yo escucho las grabaciones actuales, para reafirmarme en que ciertas interpretaciones no se sabe lo que son; En este caso es una suerte de Canio cantando en estilo verista una partitura que recuerda vagamente a Mozart. Pero un Mozart no es desde luego. Le repito lo que le dije al anterior que escribió: Se canta lo que está en la partitura, no lo que al cantante le da la gana. Eso que dice ud de que Mozart aceptaría otra interpretación se lo saca ud de la manga. Históricamente a ningún compositor le hizo la más mínima gracia que alteraran sus partituras. Ni siquiera a Rossini, que animaba a los cantantes a introducir variaciones en sus operas. Pero todo tenía un límite. Los compositores admiten al artista creador, siempre y cuando respeten su idea musical. Es decir, lo que ellos crearon en la partitura. Y, le vuelvo a repetir, lo que canta Villazón en absoluto coincide, ni por asomo, con la idea musical de Mozart. Eso o los Dermota, Kraus, Tauber, Wunderlich, Vanzo, Araiza, Vargas, Pavarotti, por citar unos pocos, no tenían ni idea de música y han cantado durante años, versiones erroneas de lo que escribió Mozart. Y casualmente TODOS han coincidido en la misma lectura de la partitura, por cierto.
Su defensa de la virilidad de la interpretación esconde el verdadero problema: Intenta cantar, y como su técnica y estado vocal es lamentable, se conforma con lo que hay. No es una nueva visión de Mozart, realizada por un cantante de Opera en plenitud de facultades, y capaz de cantar Mozart en estilo, ni hablar. Es lo que puede hacer en el estado en el que está. Y resulta bastante gracioso, que ultimamente lo que canta Villazón, como el "elixir" que tampoco se parece ni por asomo a lo que debería, sea defendido por sus admiradores, como una interpretación "graciosa" "llena de intensidad dramática". Es decir, de música ni hablamos, claro.
Y en esta defensa a ultranza me recuerdan ustedes a los fanáticos de Curro Romero, cuando salia corriendo delante del toro "Si, se ha ciscao, pero ¿Y lo bien que le sienta el traje de luces??"

jmponcela dijo...

Cualquiera que hubiera escuchado el disco que grabó el mejicano dedicado a arias de óperas y oratorios de Handel hubiera evitado este acercamiento al repertorio mozartiano a toda costa: http://www.youtube.com/watch?v=rbBYGQSQZQs .

Áquel fue un despropósito solo superado por el de su mentor, Plácido Domingo, con el Bajazet de Tamerlano en el Teatro Real: http://www.youtube.com/watch?v=iQvwuN6rVkc

Apertil dijo...

Pues si, amigo JmPoncela. Una de las causas de que la opera esté como está es el ejemplo de Villazón, por no irnos mas lejos. De un lado una discográfica que le hace grabar, lo que sea, con tal de recaudar dinero, y de otro, el grupo de fanáticos de Villazón que lejos de criticar lo que no es de recibo, lo justifican con los argumentos mas pobres, huecos y sinsentido que puedan encontrar. Cualquier cosa vale. Y lo más divertido es que a veces yo apostaría que se dejarían despellejar vivos, antes que reconocer que su ídolo no puede ni debe cantar según qué cosas. Eso sí, para cualquiera que no sea Villazón, el oido lo tienen finísimo. En la ópera siempre ha habido tendencias y seguidores tifosos, pero actualmente creo que han subido el estatus: Ahora son verdaderos "Barras Bravas" (Lo peor de lo peor en ultras futbolisticos, para que me entienda) Y lo son para lo malo. Los seguidores ultras de épocas pasadas eran seguidores de la excelencia en materia de cantantes. Los actuales, salvo honrosas excepciones, son seguidores del atractivo físico, de lo bien que cuenta chistes en escena, de la virilidad, de lo bien que pronuncia el idioma...de cualquier cosa excepto de lo que verdaderamente importa; Instrumento e instrumentista, es decir, el músico. ¿Se imagina ud que alguien pagara por ver a un solista de violín, lo guapo que está en el escenario, aunque no ponga ni una nota en su sitio? No claro. Semejante esperpento sólo ocurre en la ópera, donde las modas, el furor por cambiar lo que hasta ahora ha sido la esencia de la ópera, trasnochada y antigua para algunos, se ha apoderado de los aficionados actuales. No de todos, pero si de los suficientes para que se tambaleen los cimientos de lo que debería ser, y ya no es la opera: La excelencia de las artes a través de los artistas.

jmponcela dijo...

Podriamos hablar durante horas de estos temas sin que, probablemente, llegaramos a ninguna conclusion concreta. Se mezclan tantas cosas... Apuntaré algunas:

1.- La ópera es un espectaculo muerto, incluso como empresa comercial. No existen ya los empresarios teatrales dedicados a la ópera. En Europa fueron todos fagocitados, en los últimos 50 años, por los Estados y sus distintos departamentos de "cultura" de modo que la gestión de casi todos ellos es, casi en su totalidad, de carácter político.

2.- Esto implica que hay MUCHO dinero (público) para la gestión estas empresas líricas pero que su prioridad es principalmente publicitaria; para los miembros de los equipos gestores o para las entidades públicas que la realizan. La taquilla pasa a ser irrelevante.

3.- Así pues lo que se haga con todo ese dinero (público) debe tener importante repercusión mediatíca y debe ser favorable a los gestores públicos o sus intereses. Esta repercusión no debe ser artística necesariamente, debe ser sin embargo MEDIÁTICA y efectiva. Por ejemplo, hay que salir en la tele, como sea.

4.- Por otro lado, al haber mucho dinero (público) en juego y al ser la taquilla irrelevante las agencias de representación se frotan las manos hinchando cachés de unos u otros en funcion de sus intereses o contactos. Cualquier medianía puede cantar hoy en Alla Scala o en el Met si está inscrito en la agencia adecuada.

5.- Los gestores públicos descubren un día que pueden lograr una repersusión mediática más barata que con grandes estrellas, por medio de escenógrafos provocadores o de producciones extravagantes.

6.- El público que asiste a las funciones queda apartado de la ecuación y su criterio u opinion, desaparece, quedando sustituido por el criterio u opinion de "los medios de comunicación" a traves de "críticos musicales" o periodistas. Así unas funciones como las de el Ring de Pierre Boulez en Bayreuth que fueron abucheadas y pateadas sin piedad por el público en su estreno han acabado convertidas en clásicos de la interpretación wagneriana. Año tras año la produccion de Chereau se reponia en Bayreuth por mucho que pitara la gente... hasta que la presión mediatica logró el milagro goebbeliano de la piedra filosofal: el plomo se convirtó en oro.

7.- Con el paso de los años los referentes artíticos han quedado perdidos y ya son solo voces enlatadas. Los cantantes no requieren el favor del público sino de los gestores públicos o de los validos de éstos: los gordos ya no valen, los micros se imponen, cantar en pelotas o dentro de una piscina se exige... Si hoy un obeso Beniamino Gigli se cantara GLORIOSAMENTE medio Ballo sujetandose la tripa desde el centro del escenario, la gente (todos, ya TODOS tienen confundidos los criterio) pondrían el grito en el cielo: público, prensa, profesionales, compañeros...

noX dijo...

Sin saber apenas de ópera me suena rarísimo Villazón cantando a Haendel, supongo que pasa lo mismo con Mozart y entiendo a quienes pretenden mantener la integridad y la pureza del canto.
Pero a mí sí me emociona el Nemorino de Villazón, con o sin la técnica que no estoy en condiciones de comprender. Se trata de emoción y eso es irracional, no se dirige con el intelecto. El Nemorino perfecto de Pavarotti no me conmueve en absoluto, lamento mi ignorancia en este campo pero creo que la emoción es subjetiva.
No pierdo la esperanza, tal vez con el tiempo consiga cambiar.

Apertil dijo...

Hola noX: Ante todo, gracias por su comentario.
A mi tampoco me llena el "Nemorino" de Pavarotti. Eso sí, desde el punto de vista técnico es obligado, para cualquier estudiante de canto, escucharlo.
La emoción es subjetiva, claro que sí, y a los artistas les pedimos precisamente eso: que nos emocionen. Y al público se le debería pedir que fuera capaz de censurar a un artista, si este se pasa de la raya. No se trata de ser purista o "histericista": A fin de cuentas los materiales de los instrumentos han cambiado, las voces han cambiado, y la técnica de canto ha evolucionado. Pero con todo, tenemos que ajustarnos lo más posible a lo que el autor concibió. No vale todo. Por que de otra manera, dentro de poco tiempo, alguien se presentará en un escenario con un sintetizador y un micrófono y se pondrá a cantar a Mozart. Y si el que lo hace es Villazón los "Villazonistas" defenderán que es una nueva forma de cantar Mozart totalmente válida, y lo que se ha cantado durante siglos era una equivocación, producida por que ni el autor ni los artístas conocían el sintetizador, pero que obviamente está escrito para esto....
Para gozar de la emoción que nos produce un artista no necesitamos conocer la técnica. Pero si el artista quiere llegar al público la necesita de forma imprescindible. El problema de hoy en día es que es el Marketing el que se está imponiendo. Se hace imprescindible montar un grupo de Tifosos alrededor de un cantante, que sea preferiblemente guapo, o gracioso, o cualquier cosa, sin ser imprescindible que sepa cantar, hacer la publicidad necesaria y la discografica o el agente hacen su Agosto. Y este es el caso de Villazón: un cantante que en sus orígenes prometía una carrera decente, pero que a día de hoy tiene la voz destrozada y carece de la mas mínima técnica. Todavia es capaz de gustarle a personas como ud, de manera objetiva, pero en general se mueve arropado por su "cla" cometiendo barbaridades como las que se han expuesto aquí. Y la gran perjudicada de todo esto es lo que a ud y a mi nos une: La Opera. Un arte que está muerto a día de hoy, y que si seguimos insistiendo en aplaudir "Mozarticidios" jamás resucitará. Yo no digo que haya que tirar tomates a todo aquel que no cante como Kraus, por poner un ejemplo. Pero si que se debería ser mucho mas crítico con ciertas cosas. Y no lo digo por ud.
Saludos cordiales

noX dijo...

Viendo los comentarios creo que debo aclarar que mi contacto con la ópera es siempre desde el punto de vista del espectador del DVD, y además muy reciente.
Este blog ha sido todo un descubrimiento para encaminar mis pasos hasta donde alcancen mis posibilidades.
Le felicito por el contenido.

Neto dijo...

Soy estudiante de canto, y debo decir que al principio de mi instruccion me encantaba la voz y las puestas en las que participaba Villazon, pero poco a poco me di cuenta de la triste realidad, no es una mentira que el Sr destroze las arias mas bellas de la musica lirica, una voz como la de Villazon en la vida podria darle los matices que exige Mozart, el fraseo de Mozart a la italiana iniciar y terminar con un volumen medio, los intervalos de las notas distanciados, mantener una limpieza absoluta en el canto libre de portamentos o forzaderias de expresion por parte del cantante, villazon no respeta nada de mozart no canta ni por equivocacion alguna de sus reglas, le da mas fuerza a notas que no deben ser tildadas, no hay fiatos en su voz, no respeta el tempo, es totalmente desastrozo. Su voz es adecuada para un Des griex, un alfredo quiza, un don carlo, duque de mantua , verdi, puccini en lo que digamos podria, resaltar de alguna manera y con bravo esfuerzo pero, Villazon en Mozart, Handel, Monteverdi, no tiene la mas minima idea, vallamos por el lado de que , un tenor, o bueno, cualquier cantante, debe y tiene el deber de conocer cual es el estilo que mas se acomoda a su voz y cual es el mas apropiado, creo que estamos un poco descontrolados por aca, a ver, uno siempre va a volver a escuchar a los grandes cantantes de antaño Kraus, Wunderlich, Vanzo, Araiza, es un hecho y todos los grandes cantantes de ahora LO HACEN, por que son lo mejor que ha tenido la opera en grabaciones,son muy pocos los que logran hacer un Mozart bueno, https://www.youtube.com/watch?v=L_ErtIRm330 por ejemplo Juan Diego Florez que a pesar de no ser un tenor Mozartiano, esta dentro de lo mejor. Alain Vanzo tambien era muy bueno y Alfredo Kraus tambien lo era por que conocen su voz, saben que pueden hacer un trabajo optimo con este compositor y que no pueden hacer con este otro, escogen, se toman el trabajo, y no se alocan por cantar todo lo que se les venga en gana, SI a mi me encantaria poder cantar el werther pero mi voz no daria por lo mismo que no soy ese tipo de tenor, pero se que mi voz se acomoda bien para otros compositores. el error Rolando Villazon esta en que no escog que cantar y no ve limites, y el error de sus seguidores en los cuales me incluia esta en que se dejan llevar por su histrionismo si trabajo escenico, su energia y mas aun, su buen sentido del humos que si, es pegajoso, pero no puede ser motivo de negligencia musical

Neto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Junfly dijo...

Hace tiempo que, por distintas circunstancias, no visitaba su magnífico blog.
He leído (disfrutado) las últimas entradas y en esta no he podido resistirme a mostrar mi total acuerdo con lo que usted expone.
Por otra parte escuhando grabaciones de hace algunos años de Rolando Villazón, cuando parece que vocalmente estaba mejor que hoy, siempre pensé que me gustaba el color de su voz y que tenía un instrumento potente y que lo que le faltaba era aprender a cantar y en cualquier caso la reflexión anterior la refería a un repertorio más acorde con las características de su voz que Mozart o Händel que desde luego me parecen totalmente inadecuados.
También estoy de acuerdo con lo que en otro comentario se dice del Tamerlano de Plácido Domingo en el Real. El Sr. Domingo cantó algo que desde luego no era Händel. Sea dicho lo anterior sin intentar comparar a Domingo con Villazón, que sería como comparar a Bergonzi con Bocelli.

Apertil dijo...

Muchas gracias por el comentario amigo Junfly. No podría estar más de acuerdo con Ud. Por razones desconocidas Rolando no ha tenido la paciencia necesaria para desarrollar su voz y centrarse en un repertorio adecuado. Es una lástima, pero así es.

Saludos Cordiales

noX dijo...

Para remate el concierto de fin de año en Baden Baden http://www.youtube.com/watch?v=Cm4XOODH1mw

no sé si me falla el oído o Villazón no está totalmente recuperado.
Puede que alguien le esté aconsejando mal.

A LA LUZ dijo...

Ayer escuché el Nemorino de Villazón en Barcelona. En el primer acto, Nemorino es un personaje triste, incrédulo, mediocre... No pude evitar hacer la comparación con el mismo Villazón. Su voz estaba apagada, no fluía, tenía que sobreesforzarse para sacar según que notas. En algunas notas incluso se clavaba la voz. Espero sinceramente que Villazón se reencuentre a sí mismo. Creo, y en mi opinión, que tantas pallasadas eran excesivas...

Por lo que hace el Tamerlano de Domingo, tal vez no sea muy Handeliano, pero mejor oir a Domingo cantando eso que no oir a Domingo, no he tenido mucha oportunidad de escucharle en directo, pero cada vez que he ido he salido en una nube. Me gustaría saber cuántos papeles ha interpretado Domingo, cuántos géneros...