jueves, 27 de junio de 2013

Celso Albelo en Rigoletto : Un "Duca" seductor.







RIGOLETTO de Giuseppe Verdi (1813-1901)

Teatro de la Maestranza (Sevilla)
Ópera en tres actos, con libreto de Francesco Maria Piave (1810-1876) basado en Le Roi s'amuse de Victor Hugo (1802-1885)
Estreno en el Teatro La Fenice de Venecia, el 11 de marzo de 1851
Producción,  Teatro Regio di Parma.

Duque de Mantua  CELSO ALBELO       
Rigoletto       LEO NUCCI  
Gilda             JESSICA PRATT                   
Sparafucile  DMITRY ULYANOV             
Maddalena  Mª JOSÉ MONTIEL             
Giovanna     ANA OTXOA 
Conde de Monterone     MIGUEL ÁNGEL ARIAS      
Marullo        FERNANDO LATORRE        
Borsa            MANUEL DE DIEGO           
Conde de Ceprano           DAMIÁN DEL CASTILLO    
Condesa de Ceprano       EVA ALÉN     
Ujier              DAVID LAGARES                 
Paje               LEONOR BONILLA              

REAL ORQUESTA SINFÓNICA DE SEVILLA      
Director artístico, Pedro Halffter         

CORO DE LA A.A. DEL TEATRO DE LA MAESTRANZA  
Director, Íñigo Sampil

Un personaje apetecible


Probablemente uno de los personajes, que cualquier tenor querría interpretar alguna vez, es sin duda, "El duque de Mantua". Personaje perverso, cínico, seductor.... No es el "chico bueno" de la película. Más bien lo contrario. Y sin embargo, real como la vida misma, es el que se va de rositas. Mientras que el que tiene poco que perder, y lo defiende a capa y espada, termina perdiéndolo todo.

Conseguir un "Duca" convincente es una tarea difícil: El artista debe cantar, pero también "decir" dentro de una emisión suave pero acentuada; Esa morbidezza que el canto verdiano requiere sin romper la línea de canto, que es la capacidad de mostrar la belleza de la melodía, sin perder de vista el carácter del personaje, al que hay que modular sus estados de ánimo a través de ligeros énfasis vocales.


El personaje del "Duca" tiene más de canalla que de seductor. Y sin embargo la máscara con la que se muestra, y le muestra a Gilda, es la última. Un seductor empedernido también es peligroso: De una manera o de otra la mujer cae en sus redes sin ver realmente lo que se oculta tras la apariencia. Y esa apariencia sale a la luz en la "Cabaletta" de salida del "Duca" 
















Questa o quella


Como podemos observar, y lo veremos mejor después, el canto lleva consigo un punto de vehemencia, no es el canto embelesador del mujeriego, es la verdad del personaje manifestada mas por cómo lo dice, que por lo que realmente dice.

È il sol dell'anima, la vita è amore,

Cuando volvemos a encontrar al Duca, este ha salido de caza, y ha detectado la presa: La hija de su bufón, algo que no le es ajeno, pero que no le importa en absoluto.

La salida impetuosa del "Duca", se torna en dulzura; sin previo aviso, Albelo, recurre a la media voz para acariciar la melodía que tanto va a fascinar a Gilda, coronando con vehemencia con  la frase: "D'invidia agli uomini sarò per te." perfectamente apoyada en máscara, Vehemente, pero dulce; viril, pero poético...y de nuevo no es solo lo que dice, sino cómo lo dice.

Duo Duca-Gilda.



La magia se rompe con la llegada de Giovanna anunciando el peligro, y parte de la personalidad decidida del personaje, aparece aquí: en el "Addio speranza ed anima". El dúo termina de forma vibrante con la subida al sobreagudo del dúo protagonista.














La técnica juega aquí un papel sumamente importante. Nada de lo que estamos escuchando, y escucharemos, se consigue sin un "legato" perfecto "sul fiato". 

Dicho así parece simple, pero hay que tener en cuenta que sin una emisión homogénea en todos los registros, sin el apoyo en los resonadores, no es posible hacerlo. Únase a ello un pasaje sólido, un sonido recogido,  una cobertura excelente, y tendremos como resultado un "Duca" cantado de la forma que Verdi requiere que se cante, atendiendo a las características vocales del artista.

Si acaso, al "Duca" de Albelo, le falta sacar el punto canalla del personaje, ahora lo veremos, pero el resultado final, este "Duca" seductor, está cerca de ser un manual de referencia obligado para el canto verdiano, sobre todo para tenores "belcantistas"; porque no nos olvidemos que Albelo es más un tenor "Belcantista" que "Verdiano", pero la evolución vocal del personaje es constante desde que lo debutara en 2006. Evolución y estudio.

Pocos tenores nos vamos a encontrar hoy en día tan cercanos al "Acento Verdiano". El uso de la voz mixta, o falsete reforzado, tan común por desgracia a muchos tenores de la actualidad, con un sonido abierto, blanquecino, carente de homogeneidad, anulan la magia que Verdi imprimía a sus partituras: Reconoceremos las melodías, pero no veremos a Verdi por ningún sitio. 
Y el argumento del "nuevo enfoque" simplemente no tiene cabida aquí. Verdi es Verdi, como Mozart es Mozart. Prostituir su canto no es "una nueva forma de verlo".

Ella mi fu rapita!





















Y aquí llegamos a la hora de la verdad: El "Parmi". Verdadera piedra de toque para todos los tenores. De aquí hay que salir vivo, de lo contrario, por mucha "Donna è mobile" que te marques después, si no cantas bien el "Parmi" suspendes sin paliativos.

La Romanza es temible: A la dificultad técnica se le une la exigencia psicológica. En la romanza es cuando más importancia cobra el juego de "claro-oscuros" que van a conformar el carácter del aria. Cada sílaba lleva su entonación, su carga o su ligereza, sin perder de vista la melodía. Y en esto, la Romanza que nos ofrece Albelo, es magistral. Pocas veces he oído cantar tan bien el "Parmi". Cantar con mayúsculas, porque Albelo, no tiene prisa: Como los buenos toreros, se recrea en la suerte. No le tiene miedo a la romanza. Escuchemos.




Lo único que echo en falta en el recitativo es una mayor vehemencia. ¡¡¡Me la han raptado!!!! es la salida del "Duca" incrédulo, pero enfadado. Celso opta por ofrecernos un "Duca" que no puede creerse que en su gallinero, alguien le haya levantado una pieza. Pero volvemos a lo de antes. Sin perder de vista las características que adornan el canto verdiano, hay que ajustarse a las exigencias vocales propias sin perder la linea de canto.

En brutal contraste, la salida de los cortesanos informándole de que son ellos los que han raptado a Gilda, transforma las "lágrimas de Cocodrilo" de la romanza por el vigor canalla del "Possente amor mi chiama!". A partir de aquí termina el Duca seductor. Cazada la presa no hay que disimular. 



La donna è mobile

La cumbre del cinismo. El "Duca" se ríe en la cara de las mujeres. Quizá sea la "cabaletta" más conocida del mundo. Pero pocos comprenden que la destrucción de Rigoletto empieza aquí, cuando Gilda oye al "Duca" mofarse de ella y poco después recibe la "puntilla" cuando el "Duca" le dice a Magdalena "Bella hija del amor." Gilda comprende la magnitud del monstruo que tiene delante y que a su pesar ama. 







El bellísimo cuarteto muestra al "Duca" seductor, pero que no se molesta en disfrazarse de persona de bien, ya que se le nota el cinismo a leguas de distancia. Pero será suficiente para que Magdalena insista a su hermano que no lo mate. De nuevo la exigencia psicológica unida a la dificultad técnica: la dicción enérgica, animosa, mordiente junto a un legato impecable conforman el arsenal técnico para enfrentarse a esta bellísima parte.



Sì, vendetta, tremenda vendetta,

No podía terminar esta entrada sin hacer referencia a uno los momentos más esperados de los últimos tiempos. el "Si vendetta" que levanta, una vez sí y otra también, al publico de sus asientos y termina regalando el "bis". Hay cierta polémica con este bis: Desde ciertos foros se critica esta casi costumbre, que no es tal, pero el doble rasero  es conocido;  no hace falta decir que si es el cantante de sus ojitos el que bisa no hay problemas...Pero bueno están en su derecho de soñar que saben de lo que hablan....(De justicia es decir que hay excepciones)


Yo ya he oído unos cuantos "Si vendetta". Incluso en un vídeo de la Arena de Verona de hace ya, como poco diez años, Nucci ya bisa esta parte. Con 72 años Nucci imparte cátedras de canto cada vez que sale a escena encarnando al "bufón".  Es una leyenda viva, pero de verdad. Cantar al lado de Nucci y estar a su altura no es tarea fácil. Y últimamente Celso ha sido el "Duca" habitual de los Rigolettos de Nucci. Lo que quiere decir que la exigencia a la que se ve sometido el artista no es pequeña.

 Cada vez que  oigo esta parte se me ponen los pelos de punta. Si al lado de Nucci se pone una espectacular Jessica Pratt, no ofrecer el bis es sacrilegio. Eso sin entrar en otras consideraciones. Por que supongo que Nucci estaría enterado del precio de las entradas: 110 € la mas cara y 45 € la mas barata. 

No debe ser casualidad que en declaraciones a un periódico de tirada nacional haya dicho:

"Además -dice el prestigioso barítono- los montajes caros son cosa de los últimos cuarenta años. Antes no eran así, en la época de la Callas eran más sencillos y no hacía falta. Se ha inflado mucho todo. Los cantantes cobramos demasiado y lo que cobran muchos directores de orquesta es injustificable, todo lo cual ha convertido la época en algo elitista con entradas que cuestan 100, 200 ó 300 euros, cuando debían costar 30 euros como máximo, para que todo el mundo pudiera verlas».
Nucci considera también que muchos directores de escena actuales, a los que califica de «arrogantes» y «aprovechados», «se cargan las óperas por querer hacerlas modernas». «No hay ninguna necesidad de llevar la Bohème al mundo de la drogadicción o convertir a la Traviata en una yonqui. Eso es justo lo que hace anacrónica una ópera», añade."
¿Que parte de esto no entiende Sr Mortier? (O los responsables del Teatro de la Maestranza)





10 comentarios:

noX dijo...

A mí también me emociona la Vendetta de Leo Nucci pero me parece un sacrilegio interrumpir el hilo narrativo de la obra.
Será porque vengo del ballet y no puedo imaginar a Viviana Durante interrumpiendo el relato de la Bella Durmiente para bisar el Adagio de la Rosa (que le quedaba bordado).
Espero que tengamos Nucci para muchos años, con o sin bises, y que pongan un marco dorado al comentario del final. Es todo un señor.

Apertil dijo...

Hola noX:

La cuestión de los Bises, y los aplausos es un tema polémico. Mucha gente piensa como tú. A mi no me molesta en exceso por cuanto la estructura de la obra son en cuadros cerrados. A diferencia de Wagner, por ejemplo, que es lineal. Quiero decir que cuando termina "La vendetta" termina el acto, entonces la repetición la verdad, no me parece que altere nada. Pero esto es una opinión personal, claro está. Como espectador me parece que debería agradecerle al artista el esfuerzo, con un limite de tiempo, claro. Y si, ojala haya Nucci para años. Saludos cordiales

Aldorolly rolly dijo...

que diferencia con la critica del Señor Gino!! a quien le creemos?

http://estanochebarralibre.blogspot.com/2013/07/rigoletto-sevilla-osborne-ortiguillas.html

Apertil dijo...

Hola SR rolly.

Yo no le puedo decir a quien debe creer ud. No es una cuestión de fe. Cuando yo argumento, lo hago con ejemplos, para que la persona que lo lee pueda juzgar por si misma. Entre otras cosas por que reconozco que poner por escrito mis conocimientos, sin apoyo auditivo, resultaría muy engorroso para el lector. Ud ha leído las dos crónicas, y habrá escuchado los audios. A partir de aquí es ud el que se debe forjar su propia opinión. No le puedo decir otra cosa, excepto gracias por haber leído mi crónica.

Saludos cordiales

noX dijo...

Tampoco pretendía yo pasarme de lista en un tema que me resulta tan nuevo.
Aclaro que mi comentario viene influenciado por el hecho de haber visto ballet con música enlatada, donde resulta molestísimo que la gente no se corte de aplaudir una pirueta espectacular mientras el disco sigue girando y los bailarines bailando porque no hay director que pare la orquesta.
Como siempre, agradezco las lecciones recibidas en materia de canto, a fin de cuentas entro en el blog para aprender cosas.

Apertil dijo...

Hola noX

No te has pasado de lista, En absoluto. Lo que te quería trasmitir es que el tema de los bises y los aplausos es una tradición muy arraigada, y es ahora cuando empiezan a oírse voces críticas con este tema. También quería decirte que si bien no me molesta el aplauso o el bis, también quería decirte que no soy de los que aplauden cualquier cosa.

Espero que mi anterior comentario no te haya molestado, por que no era mi intención. Y si ha sido así te pido disculpas, pues solo quería aclarar alguna cosa.

Saludos cordiales

noX dijo...

Je je je, molestia ninguna, al contrario, me parece mentira que se me haga tanto caso teniendo tan poco que aportar sobre ópera.

¿Para cuándo una polémica sobre el duo Verdi-Muti?

Vale, ya me callo.

Apertil dijo...

¿Verdi-Muti? A ver, a ver, cuenta, cuenta.. :-D

noX dijo...

Creo que me he explicado mal, no se trata de que haya polémica sino de que la busco.
He visto unas cuantas conferencias de Muti y me he comprado un libro que publicó el año pasado, hablando de Verdi.
En todos los casos arremete contra los directores que buscan el efectismo y el aplauso antes que el respeto a la partitura.
El tema me seduce tanto que incluso estuve comparando un Rigoletto dirigito por Muti con otros dos, para comprobar el resultado, y he llegado a la conclusión de que me gusta su forma de dirigir (superconservadora y honesta).

Es cierto que "é folia" brilla más cuando se sube la nota y es cierto que el compositor ya no puede defenderse. Todo puede valer.

Pero sólo escucho a Muti, no he visto ni leído otras opiniones para seguir comparando, así que simplemente lo dejo caer por si cuela.
Es un tema del que no puedo hablar pero me encantaría seguir leyendo y escuchando.

¡Qué paciencia tienes conmigo!

Apertil dijo...

Muti es uno de mis directores favoritos. Sus lecturas de las partituras son únicas. El problema es que de orquestas se muy poco. Es un mundo muy complejo y lo tengo poco o nada trillado. Lo unico que se, es lo que dijo un día un "Regista" refiriéndose a Muti: Que si, que para los cantantes era muy respetuoso con la partitura, pero el metía mas instrumentos de lo que la partitura indicaba, no se si será cierto o no. En cualquier caso nadie como Muti, para hacer sonar a Verdi. Saludos!!!!!

Por cierto, Estaré tres días desconectado. En modo playero On......